Se trata de una paciente que fue derivada de Aimogasta por un obstetra que sospechó un defecto congénito cardíaco.

En la oportunidad, la Dra. Verónica Narvayes Ginecóloga obstetra y especialista en Ecocardiografía Fetal del hospital de la Madre y el Niño evaluó y confirmó el diagnóstico de atresia Tricúspidea.

“Hice la consulta con el Dr. Pablo Marantz de hospital Italiano de Buenos Aires, y coincidimos con el diagnóstico” sostuvo la ginecóloga.

A su vez explicó que “se hará seguimiento desde aquí, yo enviaré imágenes del estudio a Buenos Aires y se programará el nacimiento del niño en aquella ciudad llegado el momento”.

Hoy la paciente tiene 25 años y un embarazo de 27 semanas, según informó la Dra. Narvayes “se trata de una paciente sana, sin factores de riesgo que le descubrimos una anomalía en su gestación mediante un ecocardiograma fetal”.

Sobre esto la médica recordó que la cardiopatía congénita es la malformación más frecuente en recién nacidos, la segunda causa de muerte en el período neonatal y responsable de más del 10% de la mortalidad infantil.

“Su diagnóstico temprano es fundamental: a partir de la semana 20 de gestación puede detectarse la anomalía en el feto, mediante una ecografía de rutina, lo que eleva su posibilidad de un tratamiento adecuado y mejor sobrevida” enfatizó.

Por último, resaltó el trabajo del hospital de la Madre y el Niño y recomendó a todos los médicos obstetras que deben mandar a las pacientes embarazadas con o sin factores de riesgo, para que se realicen un estudio de Ecocardiograma fetal.

Verónica Narvayes. Médica Sanagasteña