La de este sábado será recordada como una noche sensacional del Chayero sanagasteño por confluencia de artistas riojanos de la talla de Sergio Galleguillo, La Bruja Salguero y Emiliano Zerbini, pero que además tuvo el plus fiestero de la presencia de “Wally” Mercado líder del grupo Sabroso. Esta jornada del cuadragésimo quinto festival, denominado la “Noche de los Riojanos” se vivió a pura chaya ante un predio que nuevamente fue colmado, posicionado al Chayero en la grilla nacional por su nivel y multitudinaria convocatoria. Sergio se quedó con la ovación del público y “Wally” con Sabroso cerraron una noche para el recuerdo.

 

La Segunda Luna del Chayero Sanagasteño 2019 se abrió minutos antes de las 22 bajo un cielo nublado y fresco, por demás agradable para aquellos que en muchos casos habían llegado desde temprano a la villa veraniega, como así también para los que prefirieron pernotar desde el día anterior, lo que se vio reflejado en las calles muy concurridas y camping del pueblo.

Sergio se quedó con la ovación del público

El Embajador Cultural de los riojanos, Sergio Galleguillo le puso puro ritmo chayero a su presentación que una vez más como tiene acostumbrado a cada público donde se presenta.Fue descollante, dejando el sello de una noche sensacional e inolvidable para que quienes asistieron este sábado por la noche al anfiteatro ‘Tilo’ Romero.

Como acostumbra en cada festival, la generosidad artística de Sergio se abrió en esta oportunidad para invitar a la joven chamicalense Camila Molina, reciente concursante del certamen La Voz, participación que recibió una cerrada ovación.

Galleguillo invitó después a “Waly” Mercado. Interpretaron “Sueño Contigo”, ante el delirio de los asistentes y anticipando la presentación de Sabroso, que llegaría en el cierre de la segunda luna chayera.

Después llegó “El Camión de Germán”, canción con ritmo murguero, con letra de “Pica” Juárez y que ya recorrió el mundo.

Galleguillo tuvo también una vez más desde el escenario, otro gesto para un recuerdo y homenaje hacia su madre (Mabel Rivero Reyna) y el animador Homero Coronel Montes, ambos vecinos en el barrio hospital. Un breve silencio fue originado por la emoción compartida de artista y animador, interrumpida por el aplauso del público.

“El Gallo” destacó el gesto de los organizadores de diagramar una noche especial para los artistas riojanos, a los que “hay que apoyarlos”, sostuvo al tiempo que también reiteró su “agradecimiento para el público que siempre me manifiesta su cariño”.

Segunda Luna del Chayero

Las voces de Juan Manuel Moreno y Jorge Pozzoli, más la presencia femenina de Ana Argañaraz dieron la bienvenida a los asistentes al predio e inmediatamente fue la apertura a cargo del Ballet de la Agrupación 7 de Mayo, de la capital riojana, conformada por mujeres que acceden a clases gratuitas de danzas, haciendo un despliegue escénico con cuadros representativos de riojanidad y chaya.

Luego fue la presentación de La Montonera, grupo de jóvenes que se consagraron ganadores del PreChayero 2019 y a continuación Silvio Romero y Débora Vazquez.

En esta luna del Chayero se destacaron además Los Olivareños, agrupación que hace un tiempo supo ganarse el afecto del público, pero que también avanzan con franco crecimiento artístico, esfuerzo que se coronó este sábado con el reconocimiento de los asistentes al predio chayero.

El pequeño Bautista Martínez llegó con su aporte fresco y presentando un repertorio de canciones donde privilegió a autores riojanos.

Poco antes de la medianoche hizo su presentación “Manolo” Puga con su ya conocido repertorio donde recrea al afamado y aún vigente cantautor Leo Dan, pero que el riojano sabe imprimirle su sello y ganarse el público en cada actuación.

Le siguió otra joven riojana en ascenso como lo es Flor Castro, que presentó algunas canciones de su nuevo disco “Cuando Madura en Febrero”, siguió levantando el clima chayero del festival y menguando la brisa fresca que acariciaba el anfiteatro del barrio Las Pampas. Muy bien acompañada por su banda, logrando llevarse el bis anhelado de los artistas, premio que la gran cantidad de público instalada a esta altura le otorgó con cerrado aplauso.

Después la presencia de Canto Legüero, con sus refinadas voces e interpretaciones de canciones populares demostró que a la altura de los grandes grupos folclóricos del cancionero nacional.

LUNA CHAYERA Y FIESTERA

Ya con un cielo diáfano y estrellado llego con un gran despliegue artístico la representación del Tinkunaco a cargo del Ballet Idal, dirigido por Carina Flores, narración de César Torres y la coreografía de Maxi Varas y Karen Luna.

Una escenificación de una ceremonia muy cara a los sentimientos de los riojanos donde se rememora el momento de la pacificación de nuestros antepasados de la cultura Diaguita con el conquistador español, sumado a la vigilia de nuestros San Francisco en la figura del Niño Alcalde y el patrono San Nicolás de Bari.

RENOVADA CONVOCATORIA A CHAYAR

Uno de los momentos más esperados llegó poco antes de la 1 del nuevo día cuando el animador Homero Coronel Montes subió al escenario y recreó su tradicional convocatoria: ¡Salud argentinos, salud argentinos, salud riojanos!. Sanagasta vuelve a chayar.

Ese saludo que suena como la aprobación a chayar levantó al público que enharinó el predio, mientras surgían desde la montaña los fuegos artificiales, cual si fueran rayos despedidos por la tierra. Simplemente como remarcó Homero esta “tierra de hombres y mujeres de gran hospitalidad” renovaba su convocatoria a vivir con alegría una de las fiestas más antiguas y tradicionales, el carnaval traducido en Chayero.

Fue el preludio para una nueva presentación del humorista cordobés “Cacho” Buenaventura, poniendo una vez más el sello de humor y alegría a un predio que a esta hora ya lucia nuevamente colmado. Después de la actuación de Kike Alamo, el humorista retornó al escenario.

María de los Ángeles, “La Bruja” Salguero, con más de 30 años de trayectoria, acompañada de su inseparable caja chayera y su banda, sembró desde el escenario una actuación de gran nivel. Su participación cobró emotividad cuando hizo subir al escenario a su padre ‘Tino’ Salguero.

Kike Álamo, como no podía ser de otra manera, el cantor popular levantó al público del Chayero en cada interpretación, pero sobre todo con el ritmo chayero, propiciando una vez más en la noche que se genere una nube de harina.

Después llegó el turno de Emiliano Zerbini, nacido en Córdoba, chileciteño por adopción, ganador del Premio Consagración de la 58° edición de Cosquín, compositor e interprete que ha sabido rescatar la impronta de su tierra y de su gente, pero además plasmarla en sus canciones.

Poco antes de las 3 de la madrugada subió al escenario Grupo Vocal Norte, que sumó entre sus integrantes a Kike Álamo. Agrupación que tiene unos 50 flamantes años de nacimiento, pero que no pierde su magia y su encanto de enamorar a los riojanos, ya que, con sus canciones, con el tiempo supo mantener el encanto de sus interpretaciones.

A continuación, llegaron Los Huayras Salamanqueros que atesoran 30 años con la música dejando bien en alto el prestigio musical, dignos representantes del valle de Sanagasta.

En la madrugada del sábado, cerca de las 4 de la mañana subió al escenario el Embajador Cultural de los Riojanos, Sergio Galleguillo con un show de alrededor de una hora y media, en el que abarcó nuevas canciones, zamba, gato, chacarera y los infaltables ritmos chayeros.

Previo al cierre, fue el turno de Los Legales, que están festejando diez años con la música, consagrados en país y que brillaron en la segunda luna chayera, denominada “la noche de los riojanos”.

El cierre a pura fiesta lo brindó Sabroso con la presencia del riojano “Waly” Mercado, a partir de las 5.40, en un show que coronó una noche sobresaliente de puesta de artistas, con otra imponente cantidad personas que no se movieron hasta que comenzó a asomar el sol.

Wally tuvo como invitado a Pol Mum, cantante y compositor de un nuevo folklore urbano e hizo lo propio con Los Legales.