A 5 km antes del ingreso al pueblo de Sanagasta, se encuentra el paraje Virgen India de la familia Castro Álamo, lugar donde hace 35 años, miles de peregrinos que acompañan a la virgen ‘Morenita’ en cada fiesta patronal, realizan su primer descanso, acompañado de un caliente chocolate y pancitos dulces.

Esta tradición, comenzó hace 35 años cuando don Facundo Castro, pidió a la Virgen India que lo ayudara para adquirir su medio de movilidad y así poder trabajar en su profesión de carpintero. Cumplido su deseo, Don Castro prometió a la Virgen servir desayuno a los feligreses que acompañan la Santa Imagen en su peregrinación a Capital.

La promesa de Castro era para ese año, pero con ayuda de su esposa Elisa Álamo, hijos y demás familiares, la familia Castro Álamo continúa recibiendo miles de peregrinos cada año, agradeciendo a la Virgen y recordando con cariño a don Facundo, quien partió al cielo hace algunos años.

El chocolate de la Familia Castro Álamo, se convirtió en tradición para los acompañantes de la Virgen India, que toman su primer descanso en el paraje que lleva su nombre a 5 kilómetros del ingreso al pueblo.

Cabe destacar que hace un año atrás, el municipio de Sanagasta entregó a la familia Castro Álamo, el comodato del inmueble, reivindicando su labor solidaria. Además, colaboró en las refacciones y puesta el valor del predio para comodidad de los fieles.