Turistas, aventureros y expertos paleontólogos son atraídos por los tesoros de la prehistoria que afloran en reservas naturales, museos y parques temáticos. Un recorrido apasionante para desentrañar algunos secretos del pasado de la Tierra.

El escenario ideal que esperan encontrar ante sus ojos los científicos que estudian la prehistoria y los aficionados a la Paleontología bien podría encontrarse dentro de los límites del país. En Cuyo o en el perturbador Valle de los Dinosaurios neuquino, en la Reserva Natural Valle Cretácico -en el norte de Río Negro- o en los bosques petrificados de Chubut y Santa Cruz afloran milenarias señales de vida animal y vegetal, un patrimonio conservado a cielo abierto y en el subsuelo que perfila la Ruta de los Dinosaurios de la Argentina.

Hasta el más optimista de los científicos se manifestó sorprendido hace cuatro décadas -un instante casi imperceptible en el largo recorrido temporal desde la prehistoria-, cuando la colosal obra de ingeniería del embalse El Chocón -vital para controlar las crecidas del río Limay y generar energía hidroeléctrica- exhibía notorias señales de una inconmensurable cuenca paleontológica. Cada bajante del lago artificial convocaba a una multitud de entusiastas aventureros y reconocidos paleontólogos a hurgar restos fósiles en el suelo ajado de la estepa patagónica.

Uno de los más destacados expertos que se resignó a observar impávido los restos desenterrados de dos dinosaurios fue Rubén Carolini. Sorprendido por primera vez por los tesoros ocultos en el subsuelo del Comahue en 1987, fue por más y, en 1993, sus pasos tropezaron con una tibia y algunas vértebras de una fiera carnívora de unos 14 metros de largo. Esa mole viviente del Cretácico fue bautizada giganotosaurus, cuyo peso fluctuaba entre 8 y 9 toneladas.

Al sur del río Colorado se conserva la mayor riqueza paleontológica del país. Pieza por pieza, más de veinte museos y parques naturales (considerados “museos de sitio” por los especialistas en la materia) reconstruyen, en la porción más austral de la Argentina, ese mundo perdido que agita la curiosidad de los turistas. Pero las huellas indelebles dejadas por Gondwana (la primitiva fisonomía de América del Sur) hace 100 millones de años se detectan en todas las regiones, del Noroeste a los más desolados paisajes de la Patagonia.

Desde febrero de 2017, la enorme réplica del dinosaurio más grande del mundo recibe a los viajeros que llegan al aeropuerto de Trelew, en Chubut. Tres años antes, un equipo de paleontólogos del museo Egidio Feruglio -alertados por un trabajador rural del paraje El Sombrero- hallaron los restos fósiles de un titanosaurio de 40 metros de largo y 80 toneladas de peso, extinguido durante el Mesozoico, hace 95 millones de años.

Este apasionante circuito, poblado de vestigios de flora y fauna extinguidas, abarca todas las eras geológicas y se extiende a la región pampeana, donde se pueden visitar yacimientos y museos especializados en el tema. Hace pocos días, un grupo de pobladores de Puelén -en el sudoeste de La Pampa- hallaron restos fósiles de animales y vegetales, cuya antigüedad se calcula en 50 millones de años, en el faldeo de la sierra El Fresco. Mientras tanto, en Valcheta fue inaugurada la muestra itinerante “Dinosaurios y otras bestias prehistóricas de Río Negro”. Dinámico y apasionante, el universo de la fauna que reinaba en las pampas en tiempos pasados aporta novedades constantemente. Aquí van algunos lugares para visitar y, de paso, indagar acerca de ese tiempo lejano, lleno de enigmas.

Sierra de Las Quijadas (San Luis). 

En este Parque Nacional, rocas rojizas y fósiles brindan información geológica que remite a 120 millones de años atrás. Aquí se recuperaron restos del pterosaurios, anuros (variedad de anfibio), peces y plantas. Se destaca el fósil del pterosaurio guiñazui, un reptil volador único en el planeta cuyo cráneo forma parte de la colección del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional de San Luis. Se estima que entre 100 y 150 millones de años atrás, el relieve montañoso de Sierra de las Quijadas se entremezclaba con lagunas, ríos y médanos y predominaba un clima semiárido. Los dinosaurios de esa época dejaron huellas visibles sobre las areniscas del Potrero de la Aguada.

Entrada, $ 120; de 6 a 12 años, $ 60; jubilados, gratis; estudiantes, $ 50.

Informes. (0266) 444-5141.

sierradelasquijadas@apn.gob.ar / www.parquesnacionales.gob.ar

Valle de la Luna (San Juan). 

También conocido como Parque Provincial Ischigualasto, sus geoformas y fósiles de todo el Triásico -uno de los tres períodos que completan la era Mesozoica- revelan misterios de entre 180 y 230 millones de años atrás. En el Valle de la Luna se pueden rastrear las huellas de los reptiles más antiguos de la Tierra y fósiles del herrerasaurus -un carnívoro que vivió hace 231 millones de años- y del eoraptor, un saurópodo de casi un metro de largo y 30 centímetros de altura. Renombrados geólogos, paleontólogos, antropólogos y biólogos suelen trabajar en este territorio árido de 50 km de largo por 15 km de ancho.

Entrada, $ 300; hasta 6 años, gratis; jubilados y estudiantes, $ 150; circuito en bicicleta, $ 200; Museo de Dinosaurios, $ 25; hasta 12 años, $ 15; trekking por cerro Morado y Circuito Corto, $ 200; caminata nocturna con luna llena, $ 200.

Informes. (0264) 421-0004/422-1604.

ischigualasto@hotmail.com.ar / www.ischigualasto.gob.ar

Talampaya (La Rioja)

.A través de 16 réplicas en tamaño real, el Sendero del Triásico recrea la vida animal que se desarrollaba durante la prehistoria en este Parque Nacional. Por una senda de 230 metros de largo se muestran, en orden cronológico, las distintas especies de dinosaurios registradas en la zona. Los cuatro circuitos de Talampaya se pueden recorrer en una camioneta de las agencias habilitadas, a pie o en mountain bike, pedalenado por el lecho seco del río Talampaya.

Entrada (incluye una excursión guiada de 1 h. 15’), $ 120; de 6 a 12 años, $ 60; jubilados, gratis; estudiantes universitarios, $ 50; excursión en combi “Cajón de Shimpa” (3 hs.), $ 680; hasta 12 años, $ 340; “Cañón de Talampaya” (2 hs.), $ 620; hasta 12 años, $ 310; “Safari aventura” en 4×4 (3 hs.), $ 680; hasta 12 años, $ 340.

Informes. (0351) 152163840 / (03825) 477-713.

informes@talampaya.com / www.talampaya.com

Parque Geológico de Dinosaurios (Sanagasta, La Rioja).

Fue creado a 30 km de la ciudad de La Rioja, en un valle dominado por rocas coloradas formado en el Cretácico, hace más de 100 millones de años. Un grupo de artistas reprodujo a escala real los cuerpos de los saurópodos, la especie que nidificaba aquí porque buscaban los grandes pantanos de agua caliente que proliferaban en la zona. Resalta la robusta figura del titanosaurio o argentinosaurio. El parque se recorre a pie a través de los circuitos Valle Rojo y Nidos de Libertad.

Entrada, $ 50; de 6 a 12 años y jubilados, $ 35; circuitos guiados, $ 80 cada uno; de 6 a 12 años, $ 50.

Informes. (0380) 154496614.

parquegeologicosanagasta@gmail.com / www.sanagastaciudad.com.ar

El Chocón (Río Negro).

El atractivo paleontológico de esta localidad incluye el cañadón El Escondido -en el paisaje natural Los Gigantes del Valle Cretácico-, las dos orillas del río Limay a la altura del dique Exequiel Ramos Mejía y el Museo Municipal Ernesto Bachmann, donde se explica al detalle la Historia Evolutiva de los Vertebrados y se exhiben esqueletos de un carnotauro hallado en Chubut en 1984, restos del herbívoro amargasaurus, la osamenta y huevos con embrión del neuquensaurus. En la Sala de Réplicas se observan las creaciones con materiales reciclados realizadas por un equipo de paleoartistas de Plaza Huincul.

Entrada y visita guiada al museo, $ 30; hasta 6 años, gratis; jubilados, $ 5; programa “Paleontólogos por un día” (para niños), $ 5.

Informes. (0299) 421-7858/490-1230/442-4089/155413002.

museoernestobachmann @gmail.com / www.chocon.gov.ar

Bosque Petrificado Florentino Ameghino (Dique Ameghino, Chubut). A 80 kilómetros de Trelew por la ruta 25, los troncos petrificados y fragmentados que arrastraron distintas corrientes marinas hace 60 millones de años (durante la era Mesozoica) fueron descubiertos recién en 1998, cuando la zona fue afectada por una gran inundación. Fueron encontrados erizos, costillas y dientes de ballenas (entre otros fósiles de fauna marina extinguida). En medio del paisaje ondulado de este antiguo bosque de coníferas, el circuito turístico abarca 23 de las 220 mil hectáreas de la reserva. Los visitantes pueden recorrer a pie un sendero de baja dificultad de 1.500 metros de largo.

Excursión guiada, $ 200.

Informes. (0280) 154677270.

bosquepetrificadofa@gmail.com / www.bosquepetrificado.wordpress .com

Trelew, 8-8-17
El dinosaurio más grande del mundo tiene nombre: Patagotitan mayorum
El Museo EgidioSe publicó este martes el trabajo de investigación del “Titanosaurio”, el nombre científico de esta nueva especie y su importancia para entender la evolución de los dinosaurios titanosaurios. El dinosaurio fue encontrado en el paraje EEl Sombrero, Chubut, 16-5-14
Foto Daniel Feldman

Seguir leyendo nota completa en:

https://www.clarin.com/viajes/fascinante-ruta-dinosaurios-argentina_0_HJ-HNRgaG.html